¿Por qué es importante tener una escritura correcta y adecuada al perfil profesional o comercial?


Los encargados de las cuentas de medios sociales, ya sean profesionales o no, deben prestar especial atención a la forma en la que van a transmitir lo que quieren expresar, o bien, lo que su empleador quiere comunicar a la audiencia que acompaña a esa marca, negocio o servicio en las cuentas que, finalmente, construyen redes sociales.

Hay algunos conceptos básicos que tanto usuarios como profesionales deben conocer y tener en cuenta a la hora de llevar a cabo la creación de contenido para las cuentas que estén a su cargo:

-Mantener un excelente nivel de redacción: evitar errores ortográficos, ortotipográficos y de puntuación. Con respecto a este último aspecto, es usual encontrar la falta de signos de apertura de exclamaciones e interrogaciones. Está bien, si se trata de alguna cuenta personal, puede que no tenga gran relevancia para el usuario. Sin embargo, si el perfil que se construye de una marca, negocio o servicio presenta inconsistencias en el uso de la puntuación, estamos fallando como administradores de las redes sociales que tratamos de mantener. La escritura no debe presentar falencias. El único idioma que tiene signos de apertura para las preguntas o exclamaciones es el español, por lo tanto, es preciso que estos se utilicen correctamente. Hay que tener en cuenta que somos comunicadores y, como tales -y aún más en los medios sociales, debemos utilizar un lenguaje claro. (Ver entrada Técnicas de autocorrección.)

-Conocer a qué público nos dirigimos: para esto nos sirve la pregunta «¿A quién quiero ofrecer mi producto?», «¿Quién quiero que venga a mi negocio?» «¿Quiénes son los potenciales usuarios del servicio o de los servicios que ofrezco?». Tener claro este aspecto es fundamental para lograr un contenido con rasgos definidos y efectivos. A su vez, es de gran relevancia para seleccionar el registro y el tono que vamos a utilizar en cada texto producido, así como su extensión. También, nos ayuda a pensar en los recursos gráficos, como los emojis o los memes y definir si serán usados periódicamente o solo en algunas ocasiones.

-Ser cuidadoso con la extensión de los textos que producimos: algunas veces, sentimos que el público necesita mucha información, pero la mayoría de las veces, el efectismo radica en que el contenido sea reducido, claro y conciso. Por ejemplo, las promociones y los juegos para lograr mayor interacción solo deben decir cómo participar, cuál o cuáles son los premios, cuándo se sortea y cómo le avisarán a los ganadores. Nada más. (Ver en ¿Estoy escribiendo de más?)

-Tener en cuenta la colorimetría y la tipografía: si queremos que nuestro producto, negocio o servicio, por decirlo de alguna forma, se grabe en la memoria de los potenciales consumidores, público o usuarios, respectivamente, debemos mantener una firma y un estilo. ¿A qué me refiero con esto? El nombre de fantasía o tu nombre profesional debe guardar una armonía entre color y tipografía. De esta manera, eso queda registrado y emula un sello personal con la calidad de lo que se esté ofreciendo. Tener en cuenta este último aspecto es clave para que los perfiles comerciales demuestren que están siendo administrados con seriedad y profesionalismo.

-Implementar un pensamiento estratégico. Voy a enumerar solo algunos: .

-La organización es la clave del éxito. Es un cliché, pero es cierto. Recomiendo usar agenda, almanaques, recordatorios y señaladores para identificar fechas precisas como aniversarios y celebraciones. (Ver más en ¿Cómo organizo mi calendario?);

-Buscar la información y las novedades con respecto a la industria en la cual están trabajando. Por ejemplo, «¿Qué noticias puedo enlazar a este perfil?», «¿Sería preciso hacer vínculos de co-branding?»;

-Buscar más allá de los límites actuales dentro de los cuales se estuvo comunicando hasta el momento;

-Pensar de manera crítica. Algunos planes de trabajo muchas veces no alcanzan los objetivos y eso debe convertirse en un aprendizaje para experiencias futuras;

-Reformular problemas, desafiar las creencias y mentalidades actuales, incluyendo las de uno mismo para poder hacer planes de trabajo cada vez más efectivos;

-Saber interpretar los públicos y analizar constantemente qué es lo que desean o necesitan.

Si te gustó esta entrada, compartila en tus perfiles.

¡Gracias! ¡Hasta la próxima!



0 vistas

© 2019 por Lourdes Cruz Winter